Representación ante la Santa Sede

Discurso del Papa Francisco al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede

12/01/2016

El lunes 11 de enero el Papa Francisco recibiró a los miembros del Cuerpo Diplomático ante la Santa Sede para la tradicional felicitación por el año nuevo.

En su discurso el Santo Padre resaltó que hoy en día  se hace necesario “un compromiso común que acabe decididamente con la cultura del descarte y de la ofensa a la vida humana, de modo que nadie se sienta descuidado u olvidado, y que no se sacrifiquen más vidas por falta de recursos y, sobre todo, de voluntad política”.

En particular, se detuvo a reflexionar "sobre la grave emergencia migratoria que estamos afrontando, para discernir sus causas, plantear soluciones, y vencer el miedo inevitable que acompaña un fenómeno tan consistente e imponente, que a lo largo del año 2015 ha afectado principalmente a Europa, pero también a diversas regiones de Asia, así como del norte y el centro de América".

“Se podían haber ya afrontado desde hace tiempo”, poniendo en discusión costumbres y prácticas consolidadas, “empezando por los problemas relacionados con el comercio de armas, el abastecimiento de materias primas y de energía, la inversión, la política financiera y de ayuda al desarrollo, hasta la grave plaga de la corrupción”, añadió el Papa, quien precisó además que son necesarios planes a medio y largo plazo que no se queden en la simple respuesta a una emergencia.

En ese sentido, renovó  también “el llamado a detener el tráfico de personas, que convierte a los seres humanos en mercancía, especialmente a los más débiles e indefensos” e invitó los diplomáticos presentes a "vencer la indiferencia para construir juntos la paz, que es un bien que hay que perseguir siempre".

A ese respecto, recordó que “toda experiencia religiosa auténticamente vivida promueve la paz” y explicó que "sólo una forma ideológica y desviada de religión puede pensar que se hace justicia en nombre del Omnipotente masacrando deliberadamente a personas indefensas, como ocurrió en los sanguinarios atentados terroristas de los últimos meses en África, Europa y Oriente Medio."

Al contrario, aseguró que el misterio de la Encarnación “nos muestra el verdadero rostro de Dios, para quien el poder no significa fuerza y destrucción, sino amor; la justicia no significa venganza, sino misericordia”.

Por eso, explicó que la misericordia ha sido el «hilo conductor» que ha guiado sus viajes apostólicos durante el año pasado y afirmó que justamente en esa perspectiva quiso situar el Jubileo extraordinario de la Misericordia.

 

A continuación ofrecemos elenlache al texto completo deldiscurso del Papa francisco al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede:

http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2016/january/documents/papa-francesco_20160111_corpo-diplomatico.html

 

 


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular