Representación ante la Santa Sede

Conmemoración del 206° Aniversario de la Revolución de Mayo

26/05/2016

 

El miércoles 25 de mayo, en la Iglesia Nacional Argentina “Santa Maria Addolorata” en  Roma,  se celebró una Santa Misa, en conmemoración del 206° Aniversario de la Revolución de Mayo.

La celebración, que tuvo lugar a las 11.00 horas,  fue presidida por el Reverendo Monseñor Lucio Adrián Ruiz, Secretario de la secretaría para las Comunicaciones de la Santa Sede y concelebrada por el Rector de la Iglesia Santa Maria Addolorata”, el Padre Ángel Hernández, y otros miembros de la comunidad sacerdotal argentina en Roma.

Participaron en la Santa Misa el Embajador argentino ante la Santa Sede, Rogelio Pfirter,  el Embajador argentino ante Italia, Tomás Ferraris, el Representante Permanente ante la FAO, el Embajador Claudio Rozencwaig y la Cónsul argentina en Roma, María Lucía Dougherty, junto con los diplomáticos y diplomáticas que cumplen funciones en esas representaciones argentinas.

Además, estuvieron presentes en la celebración otros Embajadores y funcionarios del cuerpo diplomático acreditado  ante el Vaticano, religiosos y religiosas de la comunidad sacerdotal argentina en Roma y numerosos argentinos residentes en esta ciudad.

En su homilía Monseñor Ruiz subrayó que “hacer patria, como lo hicieron en 1810, implica más que nunca descubrir el valor de cada ser humano, de todo ser humano” y agregó "que si en 1810 la Primera Junta de Gobierno y el pueblo que los acompañaba iniciaba sus primeros pasos, hoy no nos encontramos en una situación diversa, porque el contexto nacional e internacional nos exigen nuevamente dar soluciones fecundas y creativas, realizando estructuras políticas, sociales y económicas según los criterios de Dios, en donde la persona humana encuentre su plena dignidad y derechos”.

Por su parte, el Embajador Rogelio Pfirter, antes de entonar del himno nacional, recordó el mensaje que el papa Francisco envió a la Argentina con motivo de la fecha patria. Fue “un mensaje esperanzador y de respaldo a la búsqueda de la fraternidad del entendimiento de todos los argentinos como una condición indispensable para que podamos alcanzar el bien común”.

Al finalizar la celebración todos los presentes se reunieron en los salones de la Iglesia para compartir las tradicionales empanadas y vinos argentinos.

Como cada año, ante de la Santa Misa tuvo lugar una Ofrenda Floral en el Monumento al General José de San Martín, Piazza “José de San Martín”, Viale delle Belle Arti, Villa Borghese.  


 

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular